in Salud

La sospecha de intoxicación supone el 0,3% de las consultas atendidas en urgencias, según un estudio realizado por la Sociedad Española de Urgencias Pediátricas. En la mayor parte de los sucesos el contacto se produce con una sustancia poco o nada tóxica y el único tratamiento que se realiza es tranquilizar a la familia y dar instrucciones para evitar que se repita.

PRODUCTOS DE BAJA TOXICIDAD QUE NO REQUIEREN TRATAMIENTO (Salvo ingestas masivas) 

Aceite para baño
Aceite mineral
Acuarela
Aditivo de pecera
Adhesivo
Agua retrete
Ambientador
Antiácidos
Antibióticos
Anticonceptivos
Betún de zapatos
Cerillas
Cigarrillos
Colonias
Colorete
Colutorios con alcohol
Crema de manos
Champús
Desodorante
Edulcorantes (sacarina, aspartamo)
Gel y jabón de baño
Loción para el afeitado
Lubricante
Marcador mágico
Masilla (<60gr)
Mercurio del termómetro
Pasta de dientes (ver flúor)
Pegamento blanco
Periódico
Perfumes
Plastilina
Rotulador indeleble
Spray para cabello
Suavizante ropa
Tinta de bolígrafo
Tinte cabello
Tiza
Termómetro
Vaselina
Velas
Vitaminas (ver dosis flúor)
Yeso

 

Se distinguen dos grupos de intoxicaciones:

  • Accidentales: son las intoxicaciones pediátricas más frecuentes (80-90%). 1 a 5 años de edad, sobre todo varones. Generalmente, se producen en el hogar, y son causadas por un solo producto. Consultar con relativa rapidez, el tóxico es conocido y los niños suelen estar asintomáticos.
  • Intencionadas: suponen el 10-15% de las intoxicaciones y se producen en adolescentes, sobre todo del sexo femenino. Suelen estar causadas por más de un medicamento y consultan con más tiempo de evolución, precisan más tratamiento en urgencias, hospitalización y cuidados intensivos ya que generan más síntomas.